Enfermera PKU en tiempos de COVID

Hoy compartimos con vosotros una historia única,  o tal vez no tan única, desgraciadamente, pero tan necesaria en tiempos que vivimos. Es el testimonio de una enfermera PKU que habla de su experiencia laboral. No solo de por sí es interesante conocer el testimonio de una persona con fenilcetonuria que trabaja en el sector sanitario, sino que ahora podemos acompañarla y apoyarla en tiempos en que tanto depende de profesionales como ella. Os animamos a dejarle mensajes de ánimo en comentarios.


Hola, me llamo Ana María Pena Amor, tengo 37 años, este mes cumpliré 38, soy de un pueblo de A Coruña, en Galicia. Soy auxiliar de enfermería y trabajo en un hospital. Mi vida con Pku es normal, tomando mi dieta especial con productos de Asfega (Asociación Fenilcetonúrica de Galicia), comiendo verduras, algunas frutas, sé que alguna vez pues peco de algo pero después siempre como productos de Asfega, galletas, chocolate, cereales, pastas, arroz, etc…

Llamada al servicio

Como dije anteriormente, trabajo como auxiliar de enfermería en un hospital; mi puesto vacante está en el quirófano del hospital Abente y Lago de A Coruña, pero hace un par de semanas, la cosa ha cambiado con el tema este del coronavirus y nos vino a hacer una visita el direc

tor de enfermería para contarnos como estaba la situación. En ese momento yo al igual que otras dos compañeras mías estábamos a la espera de que nos llamaran para movernos a otras plantas, ya que necesitaban personal para atender a gente con covid-19. Me llamaron para ir al CHUAC, a la última planta del complejo hospitalario en Urología, donde recibimos pacientes covid. Empecé a trabajar allí el 26 de marzo del 2020. Al principio estaba la planta vacía, estábamos preparando todo para recibir a los pacientes y que no faltara de nada en las habitaciones. Ese mismo día empezamos a recibirlos, los 6 primeros, unos positivos y otros sospechosos.

Empecé a dedicarme a esto porque había necesidad de personal y en Estado de Alarma no me podía negar. Pero tampoco iba a negarme, porque yo he nacido para cuidar a la gente necesitada, a los pacientes enfermos, muy enfermos, terminales, etc… Yo me he preparado para esta profesión que tanto amo y por ellos hago lo que haga falta para que recuperen su salud y puedan volver a sus hogares. Y porque es lo que he elegido y estoy contenta y feliz de ayudar al más necesitado.

Antes tenía un turno estresante, estaba siempre de turno fijo de mañanas y para mí, personalmente me resulta agotador. No me gustan nada los turnos fijos por varios motivos, uno porque siempre me tenía que levantar super temprano y no me gusta mucho madrugar y otra porque si tenía que ir al médico o a hacer alguna gestión en un banco o para otra cosa, no podía moverme del trabajo y tendría que pedir ese día. Ahora estando en esta planta, tengo turnos rotatorios de mañanas, tardes y noches y para mi me parece un turno más relajado, porque antes no dormía bien, pero ahora puedo dormir bien, descanso mejor que antes y estos turnos me gustan más. Por las mañanas suelen ser de mucho trabajo que por las tardes o noches… también depende de lo que surja en cada turno. Pero yo estoy bien, me encuentro bien en la planta.

Mis obligaciones

Lo que suelo hacer es lavar a los pacientes, hacerles las camas, darles de comer y de beber, vestirlos con sus camisones o pijamas, vigilar lo que beben y comen, cambiar pañales si tienen, arreglarles las habitaciones, reponer esponjas, bolsas de la ropa, reponer fuera de las habitaciones en cada mesita el material de protección que nos haga falta, sterilium, etc… ayudar a la enfermera con curas, anotar constantes del enfermo, equipamiento de protección, etc… bueno, más o menos eso. Ése es nuestro trabajo como auxiliares de enfermería.

Emociones

Al principio de todo, cuando empecé en la planta, estaba perdida, estresada, ansiosa. Lo he pasado muy mal, porque días antes de entrar en esa planta estaba nerviosa también por la llamada para ir a la planta… Era una situación nueva para mí, algo nunca visto y tenía sentimientos de miedo, ansiedad, nerviosismo ante lo desconocido. El coronavirus no es como una simple gripe, es mucho peor que otras enfermedades, por el hecho de ser muy contagioso y del que nadie se libra. Es incluso peligroso porque nunca sabes si lo tienes contigo encima o no… Porque al principio no tienes síntomas, pero tienes al bicho encima. Y eso es algo muy importante a tener en cuenta. Que puedes estar enferma y no tener síntomas, ni darte cuenta de que lo tienes.

El día que empecé a tratar con los pacientes covid también lo he pasado fatal, porque estaba perdida, todas mis compañeras entraban en las habitaciones menos yo, era completamente incapaz de entrar en una habitación, era incapaz de marcar iniciativa para hacerlo. Pero al final entré con instrucciones de una compañera auxiliar, que sabía como teníamos que hacer para ponernos un epi o quitarlos. Y al día siguiente como estaba de noche, pues no tenía más remedio que entrar en las habitaciones. Al día siguiente me quedé más tranquila sabiendo lo que hacía, y teniendo en mente no equivocarme.

La difícil situación

También es verdad que he llorado y mucho, porque estaba en mi casa con mi madre y mi hermana viviendo y he tenido que irme a un apartamento yo sola para no poner en riesgo a mi madre que es un grupo de riesgo importante por tener más de 60 años. Y aquí estoy, en un apartamento yo sola, haciendo mi vida, esperando que esto se acabe, comiendo de mis productos de ASFEGA, verduras y frutas y llevándolo mucho mejor que antes. Hoy en día estoy más tranquila, sé que hay que estar atenta a lo que hago y ponerme los epis como es debido y sacarlos correctamente pero siempre concentrada y sin equivocaciones.

La dieta especial

En cuanto a mi dieta en medio de la pandemia, no tengo ningún problema, llevo muy bien la dieta, tengo todo lo que necesito porque antes de confinarme en un apartamento alejada de mi familia, hice un pedido grande a ASFEGA y no me falta de nada… Solo que ayer he pedido más leche sanavi porque eso lo tomo bastante y sin ningún problema les di la nueva dirección, alguna instrucción y muy bien.

Últimamente me cuido, sí, para estar fuerte, para tener el sistema inmunitario más fuerte. Me estoy tomando unas ampollas de defensas naturales para reforzar las defensas del organismo que se llaman Bicomplex, sabe bien y yo ahora los estoy tomando dos veces al día, en cuanto empiece la otra caja de ampollas reduciré a una por día porque ya llevo muchas tomadas y las tomo para estar fuerte de defensas y que no me pille el bicho este, y si lo pillo pues sé que pronto se irá por tener las defensas reforzadas. Me cuido así porque ahora lo más importante de todo es tener las defensas muy fuertes.

Reflexión final

Ana acaba su relato con una interesante reflexión final, sobre la que deberíamos orientarnos más. Es cierto que en tiempos de coronavirus hay que tomar muchas decisiones muy dramáticas (pueden leer sobre ello por ejemplo aquí), pero Ana plantea un problema interesante sobre ciertas cuestiones que en tiempos de grandes tragedias pueden resultar “minucias” aunque no lo sean. A Ana le preocupan las opciones de comida especial en el caso d necesitar hospitalización. Sin duda se trata de un tema que nos toca de cerca a los metabólicos incluso en circunstancias normales. Y vosotros, qué pensáis? ¿Sabríais aconsejar a Ana, calmar su inquietud en este aspecto? Desde Federación os recomendamos, caso de que fuera necesaria una hospitalización, que aviséis inmediatamente a vuestros médicos especialistas y a la asociación de referencia y a Federación para que podamos estar cerca,

Terminamos con las palabras de Ana:

Mucha fuerza, mucho ánimo, por favor quedaros en casa y un saludo y abrazos muy fuertes

¡Un aplauso para ella!

4 comentarios en “Enfermera PKU en tiempos de COVID”

  1. Hola Ana son charo de malpica de bergantiños mama de un jarabe de arce , a dieta e moi similar a tua , asustame quedar si formulas magistrales con todo esto do cov 19, o que comentas da misma dieta para todos no hospital tamen me asusta, mandamosche un abrazo enorme por ser tan valiente ,. Cuidate moito bicos

    1. Hola Rosario, Ana seguro que te responde en breve. Gracias por animarla! Mientras tanto, quisiera comentarte que en principio no hay problemas de fórmula. En el caso de que haya necesidad de hospitalizar a un metabólico, por favor, contactad inmediatamente con vuestros médicos y con la fedración o la asociación – estaremos pendientes de que no falte nada. Un abrazo y mucho mucho ánimo en estos momentos.

    2. Hola Rosario, yo como dije aqui en mi experiencia pku, no tengo falta de nada, tengo todo, la fórmula la tengo si y de momento estoy bien. Esperemos que esto de la única dieta para todos los pacientes se solucione cuando haya algún alérgico a algo. Obviamente, de momento no hemos tenido ningún paciente con alergias alimentarias. Pero es importante destacarlo. De todas formas, yo intentaré hablar con mis compañeras para hablar del tema y sobre todo con la supervisora, para que tengan en cuenta que una única dieta para todo el mundo no es posible, ya que hay muchas alergias alimentarias, hay enfermedades metabólicas, etc… en fin…. un saludo y gracias!!!

  2. Pingback: Enfermera PKU en tiempos de COVID – Fenilcetonuria.cl

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *